Disfrute del eclecticismo en la arquitectura de La Habana Vieja

Disfrute del eclecticismo en la arquitectura de La Habana Vieja

...Y es que La Habana es una urbe donde convive lo más antiguo con etapas más recientes en la historia, pero que igualmente aportaron esplendor a su desarrollo. En su arquitectura encontrará de todo: técnicas, soluciones, períodos. Tal es el caso del eclecticismo, un estilo que estrenó el siglo XX cubano y, con él, la flamante República Neocolonial que dejó atrás a siglos de relaciones forzosas con España.

Quisieron los republicanos cubanos que su capital tuviera aires de modernidad y para ello abrieron las puertas a las novedades constructivas del momento. Eclectico significa elegir y precisamente esa preferencia, por uno u otro estilo de la historia de la arte, determinó en el aspecto final de cada obra, aunque más de un período arquitectónico conviviera en una misma propuesta. Por eso la nueva burguesía de la isla caribeña no escatimó en mostrar su cultura y riqueza y se dio a la tarea de encargar verdaderas obras maestras que hoy compiten en cuanto a belleza y realce con los mejores exponentes del mundo.

Disfrute del eclecticismo en la arquitectura de La Habana Vieja

Encontrarlas será muy fácil en un peculiar recorrido por el centro histórico habanero. Y en ese viajar por la calles capitalinas, lo hará también a través del tiempo, el mismo que ha cubierto a La Habana con ese halo de misticismo y autenticidad.

Hoy solo miraremos con ojos eclécticos, los demás estilos los descubriremos en otras marchas.

Lonja del Comercio

Disfrute del eclecticismo en la arquitectura de La Habana Vieja

Comenzaremos en la Plaza de San Francisco de Asís. En sus inicios esta edificación fue llamada Palacio del Comercio y se construyó entre 1908 y 1909 por encargo de comerciantes españoles. En ella se aplicaron las más novedosas técnicas constructivas del momento, como el uso del hierro, el cemento y la instalación de un elevador.

El componente ecléctico se percibe, fundamentalmente, en su fachada cuyos elementos recuerdan la belleza del período clásico. Es una edificación que sobresale en el entorno, aunque se complementa de manera coherente con el conjunto colonial que le circunda. Su interior destaca por su belleza, así como la cúpula rematada con el dios Mercurio, una de las esculturas ubicada en los puntos más altos de la ciudad.

Banco de New York

Podríamos continuar por la Calle Oficios hasta encontrarnos con la Calle Obispo, justo en la Plaza de Armas. Por el camino museos como el de Numismática o el del Automóvil complementarían el viaje; también podríamos refrescar en los numerosos establecimientos gastronómicos a nuestro paso.

Disfrute del eclecticismo en la arquitectura de La Habana Vieja

Del otro lado, nos espera O'Reilly una calle populosa, donde el ir y venir de los habaneros le aporta dinamismo y viveza. Justo en la intersección con la arteria Compostela, se localiza nuestro próximo objetivo.

El otrora Banco de New York, es uno de los tantos ejemplos de los bancos que proliferaron por la parte más añeja de La Habana. Cuando la burguesía se alejaba hacia zonas más modernas, allí se asentaron los capitales inversionistas de diversos países.

En la estructura bancaria tendrá un peso fundamental elementos clásicos o renacentistas. Por eso fue lógicamente escogido para reforzar las ideas de seguridad y confianza que debían atraer a los interesados en temas financieros.

Disfrute del eclecticismo en la arquitectura de La Habana Vieja

Fue construido por una firma norteamericana que logró reunir en una misma construcción autoridad y magnificencia que puede disfrutar en la sobriedad de sus interiores.

Palacio Presidencial - Museo de la Revolución

Siete u ocho cuadras nos separan de una edificación que devino síntesis de la arquitectura ecléctica.

Disfrute del eclecticismo en la arquitectura de La Habana Vieja

Construido en 1917, tuvo como primer fin ser la sede del Gobierno Provincial, pero su hermosura lo destinó a ser la residencia del entonces presidente de la República. El Palacio Presidencial era parte del plan que el arquitecto francés Forestier trazó para La Habana. Le antecede la Avenida de las Misiones cuyo objetivo era conducir, desde la entrada de la bahía, a los dignatarios que visitarían La Habana hacia el palacio donde radicaba el entonces mandatario.

Disfrute del eclecticismo en la arquitectura de La Habana Vieja

El diseño de interiores, en particular la pintura que los decora, representan el colofón del estilo. Artistas como Armando García Menocal, Leopoldo Romañach, Esteban Valderrama, Jilma Madera o Teodoro Ramos Blanco enriquecieron con sus obras el aspecto final de la edificación. Rematan su magnificencia los espejos, mármoles por todas partes y la cúpula revestida con cerámica vidriada. Detalles todos que la cimentaron como uno de los edificios más hermosos de la ciudad.

Centro Asturiano - Museo de Bellas Artes, Edificio Arte Universal

La Calle Zulueta nos reserva solo cuatro cuadras para llegar a otro símbolo del eclecticismo habanero. Pero antes, tomemos un café en el bar Sloppy Joe's, ese que casi un siglo antes abría sus puertas para que el turismo norteamericano saciara la sed que la "Ley Seca" imponía a los Estados Unidos.

Disfrute del eclecticismo en la arquitectura de La Habana Vieja

Justo en el Parque Central, frente al Hotel Gran Manzana Kempinski, uno de los tantos centros destinados a la recreación de los naturales del Reino de España asentados en Cuba; bueno, en La Habana. En este caso a los provenientes del Principado de Asturias.

Está rodeado por un soportal, detalle indispensable en la arquitectura cubana que años después Alejo Carpentier precisara en su ensayo "La ciudad de las columnas" (1970). El barroco y el plateresco son los estilos distintivos en este extraordinario edificio; como extraordinarios son su escalera revestida en mármol de Carrara y el vitral que remata el lucernario sobre el recinto.

Hoy es la sede de la colección de Arte Universal pertenciente al Museo Nacional de Bellas Artes. Un estupendo pretexto para disfrutar de las invaluables obras que atesora esta joya ecléctica.

Pero antes de seguir camino, vamos a saborear un buen daiquirí en su propia casa, justo detrás del Centro Astuariano, en El Floridita.

Capitolio de La Habana

Resta una cuadra, la misma que atraviesa al Parque Central, y nos encontraremos con la edificación que resume el espíritu del momento.

Disfrute del eclecticismo en la arquitectura de La Habana Vieja

El Capitolio Nacional se convirtió en la representación simbólica de la arquitectura oficial. Fue un proyecto, concluido en 1929, en el que se enaltecieron los códigos que identificaban al eclecticismo: escala, espacio y cúpula. A propósito de esta fue la tercera de su tipo mayor del mundo; hoy en día la sexta más grande que existe.

En él predomina lo clásico con un cuidadoso equilibrio en su decoración. En su interior hermosos salones, amplios espacios y zonas que recuerdan al renacimiento conducen al visitante por emblemáticos momentos de la historia del arte, no solo cubano.

Un cierre de lujo para conocer momentos de la historia de una ciudad que no cede al tiempo.

Algo más que eclecticismo

Disfrute del eclecticismo en la arquitectura de La Habana Vieja

La Habana es ecléctica en sí misma. No solo su arquitectura expresa esa mixtura de la que sobresale parte de su historia. Su gente, su cultura, su expresión más genuina la exhiben como tal, una gran mezcla de la que brota lo mejor de todo su devenir.

0 comentarios

Deja tu comentario

;