¿Qué hacer en La Habana Vieja mientras llueve? A mal tiempo, buen paseo

¿Qué hacer en La Habana Vieja mientras llueve? A mal tiempo, buen paseo

Hacer un circuito de arte siempre es muy reconfortante para un día de lluvia. En una ciudad llena de música, baile, pintura, conversación y sabrosura, el calor humano está garantizado, aunque el sol decida esconderse por un rato.

Existen numerosos sitios a donde ir en busca de buenas experiencias que entretengan su día y lo hagan provechoso. Le recomendamos el siguiente circuito: Museo Nacional de Bellas Artes, Bar - Restaurante Más Habana, recorrido por el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso y café El Louvre.

En La Habana, puro arte cubano

El Museo Nacional de Bellas Artes es un magnífico edificio en el que puede pasar el día entero y no se aburrirá. Situado en La Habana Vieja, este lugar especial le espera para comenzar el día premiándole con las mejores representaciones de los artísticos plásticos de esa isla.

Admirará reconocidas obras de arte cubanas como la Gitana Tropical de Víctor Manuel; El Rapto de las Mulatas, de Carlos Enríquez; o La Jungla de Wifredo Lam. Estas pinturas se mantienen en exposición permanente en el museo, específicamente en los salones dedicados al período de la vanguardia cubana.

Otros creadores cubanos le acompañarán en este recorrido, como Amelia Peláez, René Portocarrero, Flora Fong, Zaida del Río, Roberto Fabelo, Mendive, Kcho, por solo mencionar algunos.

El museo consta de planta baja y 2 pisos. En la planta baja siempre encontrará propuestas muy frescas e interesantes y disfrutará de instalaciones dispuestas en sus pasillos. Se agrega a este entorno una pequeña sala de conciertos que funciona en las noches y una pequeña tienda donde podrá adquirir un artístico souvenir como recuerdo.

En el resto de los pisos hallará salas permanentes y transitorias. Este museo le permite disfrutar de un patrimonio inigualable de la cultura cubana, abierto de martes a sábado en los horarios de 9:00 AM a 5:00 PM y domingos de 10:00 AM a 2:00 PM.

Es importante que conozca que si la lluvia arrecia y no puede salir, el lugar le brinda la oportunidad de sentarse a beber y comer un sándwich en el bar-cafetería del museo que encontrará al final de la planta baja.

En el corazón de La Habana Vieja

Más Habana es un lugar que le encantará descubrir por la calidad de su servicio, la comida, bebida y su precio. Si la lluvia amainó podrá llegarse hasta el cálido bar-restaurante que le acogerá y hará que las horas sean placenteras, aunque el mundo se esté cayendo fuera.

Está situado en calle Habana, entre O`Reilly y San Juan de Dios, en las entrañas de la vieja Habana, a 5 cuadras del Museo Nacional de Bellas Artes. Y para seguir a tono, el sitio está decorado con cuadros de novísimos pintores cubanos que le dan un matiz atrevido y bohemio, mientras suena de fondo la música también hecha por jóvenes músicos talentos.

Ideal para pasarla bien, da igual que sea solo o acompañado, este sitio se adapta a los gustos más diversos. Le sugiero probar el Daiquiri de mango, una verdadera delicia, al igual que la comida que allí sirven. Siempre invita a quedarse o, al menos, a repetir la visita.

El mundo a sus pies

Si la lluvia suaviza y puede escapar de un chapuzón, a 4 cuadras está el Parque Central y frente a él, un colosal teatro. Sepa que esta es una zona muy transitada y de las más turísticas del país. El teatro ocupa toda la manzana y proyecta una imagen impresionante.

Es el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso y se distingue por ser el espacio habitual para las presentaciones del Ballet Nacional de Cuba, que dirige la Prima Ballerina Assoluta Alicia Alonso, a la cual debe su nombre el teatro.

Las funciones se realizan en las noches y es necesario hacer las reservaciones con antelación. Sin embargo, la instalación organiza recorridos durante todo el día, lo que le permitirá admirar los majestuosos pasillos, esculturas y exposiciones transitorias.

También posibilita conocer la sala principal y los camerinos con los secretos que se ocultan tras bambalinas en un teatro de tal prestigio. Un personal de excelencia hará que recuerde esta experiencia maravillosa.

Los recorridos se realizan de martes a sábados desde las 9:00 AM hasta las 4:30 PM y los domingos de 9:00 AM a 1:00 PM. Cada 30 minutos se organizan grupos, cada uno con su guía, para comenzar el viaje por la afamada y hermosa institución.

Donde se respira música

Cuando salga del teatro escuchará el sonido del tres, el bongó y las maracas provenientes de un conjunto de música cubana, justo en el portal al lado. Solo tiene que seguir la pista y llegará al famoso café El Louvre.

Se trata de un portal muy bohemio, en los bajos del hotel Inglaterra, un sitio cargado de mucha historia y acontecimientos significativos. En la acera frente a este lugar están estampadas obras de famosos pintores, lo cual hace especial la calle y además la llena de cultura.

A todas horas podrá pasar por allí y sentarse. La propuesta está hecha, verá la lluvia caer, mientras disfruta de buena música, un café o un refrescante trago cubano.

Día lluvioso, pero provechoso

Al final del día quedará con el sabor de un buen paseo aderezado con todas las manifestaciones artísticas, auténticamente cubanas y para entonces, probablemente, el mal tiempo haya pasado.

Un buen museo donde respirar arte puro, Más Habana para pasarla bien y degustar suculentos manjares, descubrir la magia de un teatro desde dentro y para terminar un café bohemio son las mejores opciones "bajo techo" para hacer en La Habana Vieja durante un día de lluvia. Se cumple aquella frase que bien puede adaptarse al momento: a mal tiempo buen paseo. Póngala en práctica y aproveche al máximo su viaje.

0 comentarios

Deja tu comentario

;