Descubra la hermosa Casa Museo Marqués de Arcos en el corazón de La Habana Vieja

Descubra la hermosa Casa Museo Marqués de Arcos en el corazón de La Habana Vieja

Cuando se habla del barroco cubano, una tendencia bien marcada en las construcciones coloniales de la isla, hay edificaciones aún en pie que merecen nuestra visita y admiración. Entre ese selecto grupo de maravillas de piedra, la Casa Museo Marqués de Arcos siempre tendrá un lugar especial.

Descubra la hermosa Casa Museo Marqués de Arcos en el corazón de La Habana Vieja

A finales de 2016, el edificio fue reintegrado a la vida citadina como parte del Plan Maestro de la Oficina del Historiador de La Habana, y en las palabras de inauguración se resumió su impronta cultural, histórica y urbanística:

"Hoy devolvemos a los cubanos uno de los palacios más bellos y majestuosos que abre una galería visual a la emblemática Plaza de la Catedral, mientras que desde su puerta principal se accede al gran mural que recuerda a pensadores, poetas, músicos, artistas que en distintos momentos frecuentaron el museo y cuya labor conformó el pensamiento cultural cubano y sentó las bases de la identidad nacional."

Descubra la hermosa Casa Museo Marqués de Arcos en el corazón de La Habana Vieja

Así se levantó de las cenizas, como ave fénix, el Liceo Artístico y Literario de La Habana, nada menos que con un sólido aporte de la Agencia de Colaboración Internacional de Japón. Se adquirió equipamiento tecnológico de punta para exponer los fondos visuales y documentales, "capaz de complacer a los más exigentes públicos."

El Liceo

Descubra la hermosa Casa Museo Marqués de Arcos en el corazón de La Habana Vieja

Desde entonces está abierto a cubanos y viajeros del mundo dispuestos a sumergirse en la cultura y la historia de La Habana Vieja y de Cuba, en la huella indeleble de la presencia española. Como aseguró en algún momento Eusebio Leal, Historiador de la Ciudad, la casona se vincula al entorno como un complejo arquitectónico y cultural.

"La iniciativa de que tres palacios se conecten: el Museo de Arte Colonial, el Palacio del Marqués de Arcos y el Palacio del Conde de Lombillo, que se comuniquen como lo hicieron naturalmente en el pasado a base de vínculos familiares y puertas que con el tiempo fueron clausuradas pero que cuya evidencia está ante nosotros, significará entrar en tres ambientes distintos, en tres atmósferas diferentes, en colecciones ricamente atesoradas durante años."

Descubra la hermosa Casa Museo Marqués de Arcos en el corazón de La Habana Vieja

En el Liceo de Marqués de Arcos coexisten la Casa de la Poesía, el Museo de la Fotografía, una Mediateca, una Pinacoteca, un Salón de Arte digital para niños, salas de conferencias, exposiciones permanentes y transitorias, taller y área de exposición de orfebrería y un café literario que da paso al jardín, sitio ideal para la contemplación y la meditación.

Devenir de una mansión

Descubra la hermosa Casa Museo Marqués de Arcos en el corazón de La Habana Vieja

A inicios del siglo XVIII, el Palacio del Marqués de Arcos era una de las construcciones más impresionantes del escenario urbano de la villa de San Cristóbal de La Habana, como parte de un conjunto monumental para su tiempo, sobre todo teniendo en cuenta de que no nació con fines militares o religiosos.

Desde un principio, fue casa de vivienda. Primero acogió al doctor Francisco Teneza, nombrado Protomédico de La Habana, quien obtuvo permiso para agregar portales a la residencia. Posteriormente, la casa fue adquirida por don Diego Peñalver y Angulo, tesorero oficial de la Real Hacienda, quien la reconstruyó con una segunda planta y la amplió con otras propiedades circundantes.

Descubra la hermosa Casa Museo Marqués de Arcos en el corazón de La Habana Vieja

Luego pasó a su hijo, Ignacio Peñalver y Cárdenas, quien obtuvo el título de Marqués de Arcos en 1792, y la convirtió en tesorería. Así le impusieron ventanales con vitrales artísticos en la sección superior, que fueron rectificados muchos años después, en 1933, por la Secretaría de Obras Públicas del periodo republicano.

A mediados del siglo XIX, los marqueses se mudaron y el inmueble pasó a oficinas de Correos, luego a la sociedad Liceo Artístico y abandonada a casa de vecindad, por lo que sufrió depredaciones y modificaciones internas graves. Durante mucho tiempo albergó al Taller Experimental de la Gráfica.

Arquitectura

Descubra la hermosa Casa Museo Marqués de Arcos en el corazón de La Habana Vieja

Curiosamente, la entrada principal es por la calle Mercaderes, con gran altura, mientras que la fachada que da a la Plaza de la Catedral presenta una asimetría poco común en las construcciones coloniales y rompe con cierta monotonía circundante. El patio está circunvalado con arquerías bajas y altas descansadas en columnas dóricas que yacen sobre losas de piedra de San Miguel. En algún momento, el balcón exterior renació sostenido por grandes palomillas de hierro, con barandas de bronce estilo Luis XV, que sustituyeron a las anteriores de madera.

La escalera es monumental, al más fino estilo renacentista. Tiene cuatro ramas que desembocan en un amplio salón y se abren en un alto recinto para teatralizar la entrada de las damas de sociedad con sus largos y suntuosos vestidos, como en los cuentos de hadas.

Descubra la hermosa Casa Museo Marqués de Arcos en el corazón de La Habana Vieja

En la planta superior llegamos a la galería principal, con techo de madera y paredes con evidencias de murales antiquísimos. La restauración de las obras de carpintería y herrería dan una idea bastante acertada de cómo era la mansión originalmente, elegante, magnífica y solemne.

Esta, como muchas otras construcciones antiguas, nos hacen sentir pequeños y frágiles, y despiertan la debida admiración hacia nuestros orígenes en lo que merezca la pena. Así nos sentimos en el Palacio Marqués de Arcos, en una visita al pasado, con una ligera sensación de futuro y esperanza.

Un mural agrega valor a la Casa Museo

Descubra la hermosa Casa Museo Marqués de Arcos en el corazón de La Habana Vieja

En homenaje a la memoria de sus tiempos culturales más felices, cuando sesionaba el Liceo Artístico y Literario de La Habana, frente a la entrada por Mercaderes persiste un soberbio mural del pintor Andrés Carrillo donde continúan su debate 67 grandes figuras de la intelectualidad criolla, entre las que destacan Carlos Manuel de Céspedes y Gertrudis Gómez de Avellaneda.

0 comentarios

Deja tu comentario

;